Guanacaste

Con playas bañadas por el sol y con vista al gran oleaje del Pacífico, Guanacaste es el paraíso para quienes quieren un descanso. Su clima tropical seco, abarca un variado paisaje; las playas más populares de arena blanca bordean la costa, y al este, la Cordillera de Guanacaste ofrece fascinantes Parques Nacionales y volcanes inactivos en su cadera.

Los visitantes pueden tomar divertidas clases de surf — de la mano de profesionales —, pasear en lancha o en caballo por las vastas fincas de Liberia, y disfrutar de una vida nocturna activa en el centro regional de Tamarindo.

Además, pueden embarcarse en una aventura, al caminar por sus cerros y explorar refrescantes cascadas en el Parque Nacional Rincón de la Vieja, o bien, disfrutar de un día de relajación y de lectura en la glamorosa Playa Conchal.

Estas actividades se encuentran como opción, entre muchas otras, de las que ofrece una provincia tan rica en cultura, como lo es Guanacaste.